Todo el mundo ama los finales felices